David Corral es el nuevo subdirector técnico de Munabe. Ha trabajado en Munabe durante 5 años. Antes de llegar a nuestro colegio trabajó como profesor de Secundaria y Bachillerato en Bilbao y EE.UU.

 

¿Qué es lo que más te gustó de Munabe cuando viniste a trabajar aquí? ¿Qué diferenciarías con respecto a otros centros?

Sin ninguna duda, la atención personalizada a los chicos y sus familias, con la figura decisiva del tutor personal, que pienso que es nuestra principal distinción respecto a otros centros. También, el cuidado de nuestra identidad e ideario y el grato ambiente de trabajo entre compañeros.

 

¿Qué características tiene un alumno de Munabe en el exterior? ¿Crees que hay algo propio?

Pienso que los alumnos que Munabe entrega a la sociedad son personas que exhiben algo más que una mera capacitación técnica: son personas que quieren aportar a la sociedad con generosidad y entrega. Creo que son chicos con ideales pero con mucho sentido común, que apuntan a lo alto con los pies en la tierra.

 

¿Cuáles son tus objetivos en la dirección técnica?

 Me gustaría dar un impulso la labor de los departamentos de profesores, que sean efectivamente un espacio de colaboración e intercambio de ideas y conocimientos, de trabajo en equipo que redunde en el crecimiento de cada profesor, porque ello también beneficiará sobremanera a los chicos y sus familias. En esta línea, me gustaría que lográsemos inculcar a los alumnos un amor particular al saber y a la cultura, que crezcan como personas cultivadas más allá de metas utilitaristas o economicistas.

 

¿Crees que Munabe es un colegio innovador y puntero? ¿Qué es lo que destacarías?

 Sí, porque en los últimos años se ha hecho un gran esfuerzo por formar a todos los profesores, tanto recién incorporados como veteranos, en metodologías novedosas e innovadoras, así como en el uso pedagógico de la tecnología. Pienso que ahora estamos en una etapa de consolidación del trabajo realizado y buscamos que lo que en su día han sido herramientas disruptivas sean cada vez más herramientas cotidianas. Me parece que lo más destacable es la creciente mentalidad de mejora continua entre los profesionales de Munabe, de aportar frescura a su rutina docente, con las nuevas herramientas pedagógicas que se han puesto a su disposición.

 

¿Cuáles son las claves de un buen profesor?

 Un buen profesor es alguien que, como pedía encarecidamente Tomás Alvira, quiere a sus alumnos y por eso desea su máximo bien; se esfuerza por conocerlos a fondo, para poder dar a cada uno en función de lo necesite y exigirle en función de lo que pueda. Querer a los alumnos, ésta es la clave del éxito docente.

 

Además, un buen profesor debe amar su propia materia, su propia ciencia, pues nadie da lo que no tiene: ha de dedicar parte de su tiempo a seguir profundizando en el conocimiento de su materia, siendo él mismo para sus alumnos un ejemplo de persona aplicada al estudio y a la lectura; en esta línea, debe destacar por su laboriosidad y por preparar muy bien las clases.

 

Por último, un buen profesor es alguien que no se conforma, que busca conocer herramientas nuevas que le permitan mejorar sus modos de impartir clase, de darles un toque refrescante y no quedarse anquilosado.

 

¿Crees que los alumnos de Munabe salen bien preparados? ¿Qué destacarías de esa preparación?

 Pienso que salen bien preparados y destaco la formación que va más allá de lo académico, aquella que les prepara para ser personas que aporten a la sociedad, que se den a los demás con generosidad.

 

Este curso se han logrado muchas titulaciones externas. ¿Crees que cada vez las familias están más preocupadas por los perfiles lingüísticos? ¿Los alumnos están más motivados? ¿Estáis contentos con el resultado?

 La sociedad pide cada vez más personas plurilingües y lógicamente las familias desean que sus hijos lo sean. Desde el colegio animamos a los alumnos a presentarse a los exámenes (en inglés, euskera y francés) para obtener titulaciones y les preparamos para enfrentarse a ellos con éxito.

 

¿Qué papel juegan los padres para que un alumno de Munabe salga bien formado del colegio?

Los padres son los protagonistas de la educación de sus hijos y es fundamental que la comunicación con el colegio sea muy fluida. Para ello, una vez más, la figura del tutor personal es clave, pues es garantía de que la interlocución entre los padres y el colegio se produzca de manera eficaz y constante. En Munabe queremos ser un gran apoyo para los padres en la maravillosa aventura de educar a sus hijos. También les animamos a que, como he dicho respecto a los profesores, nunca dejen de formarse para el reto más importante de sus vidas: la educación de sus hijos.