La lectura es clave en la formación y el aprendizaje de nuestros alumnos, una llave que da acceso a la información, la cultura, al conocimiento, etc., he ahí la importancia de fomentar la afición por leer desde muy temprana edad. Desde el colegio se ha ido confeccionando un programa de lectura comprensiva en la que se enlazan buenas prácticas docentes con metodologías enfocadas en inculcar el hábito lector y comprensivo. Javier Peña, profesor del 1er ciclo de Munabe, nos da las claves para acometer esta actividad formativa esencial en la que también se trabaja la voluntad y se educa la sensibilidad.

 

¿Con qué nivel de lectura pasan los alumnos de Infantil a 1º de Primaria?

Aunque en el paso de 3º de educación infantil a 1º de Educación Primaria los niños y niñas no tienen que venir leyendo, prácticamente el total de ellos que llegan de los infantiles de COAS (Ayalde y Umedi) pasan con un nivel de lectura alto para incorporarse a la Primaria. Claro está que cada niño tiene su ritmo de crecimiento tanto en autonomía personal como en aprendizajes, pero los rudimentos para poner en marcha el proceso de la lectoescritura (porque van de la mano) de Primaria vienen muy trabajados.

 

¿Cómo se trabaja la lectura en los primeros cursos de Primaria?

En Primero de Primaria empezamos trabajando con las cartillas Palau siguiendo el método fotosilábico, acompañado a la vez por una batería de “dictados” en los que trabajamos frases de dichas cartillas respetando y trabajando la ortografía natural. La sílaba, las sílabas inversas, las trabadas, la formación de la palabra, la frase, su significado en diferentes contextos… son un trabajo diario de lectura en voz alta de los chicos en clase.
La lectura en voz alta y su correcta entonación hace que se mejore la lectura silenciosa, su rapidez y poco a poco agiliza la comprensión de textos que facilitan el aprendizaje de las diferentes asignaturas e idiomas, pues desde Primero se lee en los tres idiomas en clase.

 

¿Cómo se fomenta desde el colegio el hábito y la afición por la lectura?

Leer, leer bien, con gusto y entendiendo lo que se lee es un objetivo clave en cualquiera de nosotros. Por eso, Munabe fomenta que se lea mucho. En clase, como hemos comentado y en casa, siguiendo la hoja de lectura diaria. En esta última involucramos a los padres para que los niños lean todos los días unos minutos en voz alta y otros en baja y, si es posible, se les haga alguna pregunta de esta lectura silenciosa para seguir mejorando la comprensión. Para los primeros cursos D. Igor Flores (Departamento de Orientación) tiene en su blog pequeños textos y preguntas que pueden ayudar y mucho a este trabajo.

Leer debemos convertirlo en un hábito y para eso tiene que ser una lectura gustosa. Una lectura que podamos compartir con amigos, en clase, con los mayores y, de vez en cuando (segundo y tercer ciclo de Primaria), exponer oralmente (en cualquiera de los tres idiomas) a los compañeros el tema de un libro que hayamos leído y nos haya gustado.

 

¿Qué tipo de libros son recomendados en el 1er ciclo de Primaria? ¿y en el segundo ciclo?

En Primero empezamos con lectura de pequeños libros, de letra cursiva que es con la que primero nos familiarizamos, y de ahí para adelante diferentes tipos de libros. Dependiendo de los gustos de los niños intentamos recomendar temas que les atraigan (dinosaurios, Futbolísimos, fantasía…) y que además les sirvan de pequeños aprendizajes. En Munabe tenemos una muy buena y actualizada biblioteca repartida por tipo de libro en cada curso de Primaria, pero este año (por los posibles problemas de limpieza o trasmisión) la tenemos parada a la espera de tiempos mejores.

 

Otro aspecto importante de la lectura es la comprensión del texto. ¿Cómo se trabaja en estos primeros cursos de primaria la lectura comprensiva?

Aquí hay que dedicar un pequeño espacio para algo FUNDAMENTAL y muchas veces empequeñecido por los libros:

“La Primera Comprensión Lectora de nuestros hijos”

Esta comprensión es oral y muy fácil de practicar (y, si queremos, desde muy pequeños).

Tan sencilla como, tras la cena y limpiarse los dientes, acompañarles a la cama, rezar con ellos (fomentamos la piedad tan importante desde pequeños y de paso memorizan oraciones) y contarles un pequeño cuento con alguna pregunta de vez en cuando. Cuando vayan creciendo querrán leer una frase ellos, otra nosotros y, así, casi sin darnos cuenta, estaremos mejorando la comprensión oral de nuestros hijos que será la base de la futura comprensión lectora.