En cada Centro Educativo, el Equipo Directivo ha designado un agente de promoción de la salud a fin de garantizar el cumplimiento de los protocolos de prevención del Covid-19 y el bienestar de todos los miembros de la Comunidad Escolar.

 

¿En qué consiste tu papel como coordinador COVID del colegio?

Aunque en el colegio Munabe se designó a D. José Miguel Fernández como persona agente COVID, la realidad es que la coordinación ha sido una tarea de un equipo “COVID”, integrado por los miembros del equipo directivo y los del comité de gestión, que incluye a los Jefes de cada etapa.

Esta comisión hace el seguimiento semanal de la situación, mientras que D José Miguel Fernández se encarga de llevar el registro de las incidencias.

 

¿Cómo te has formado para esta labor? ¿Habéis recibido formación por parte de la Consejería?

Se ha tratado de aplicar las recomendaciones que la Consejería dictaminaba a través de los sucesivos protocolos: el general, el complementario y las recomendaciones del Servicio de Prevención de Riesgos laborales en Centros Educativos. Al ser un centro educativo familiar, ha sido sencillo unificar las informaciones relativas a los servicios utilizados por cada alumno.

 

¿Desde cuándo has trabajado para tenerlo todo listo a comienzos de curso?

Si bien a lo largo del mes de julio se pensaron muchas de las estrategias finalmente adoptadas, la forma concreta a todas las medidas y recomendaciones ha ido configurándose desde el lunes 24 de agosto, día en el que empezamos a redactar el Plan de Contingencia COVID del colegio, y los diferentes protocolos internos, el del profesorado y el personal no docente y el del alumnado. Este plan tuvo su forma definitiva con la vuelta de los profesores y el personal no docente el primer día de septiembre. Hubo detalles que se tuvieron que trabajar hasta la última tarde antes de la llegada al colegio de los primeros alumnos, el pasado 8 de septiembre.

 

¿Consideras que con estas medidas el colegio es un lugar seguro?

Desde luego que las medidas que se están adoptando, y que mejoran día a día, hacen que sea muy improbable un contagio entre las personas que asistimos a Munabe a diario. Tanto la separación entre alumnos por cursos, como las medidas de seguridad -el uso de mascarillas, el distanciamiento social, la higiene de manos y la desinfección de elementos- se están cuidando de manera especial. Con ello pensamos que el colegio sí es un lugar seguro.

 

¿Crees que los alumnos están respetando el protocolo?

Los alumnos están siendo muy conscientes de que todas las medidas que se les están exigiendo son para su beneficio, para su seguridad y el de sus seres más queridos, los miembros de sus familias. En este sentido, aprovechamos para agradecer a las familias toda las energías invertidas en la concienciación de sus hijos, y que está siendo tan positiva para ellos, y también para el resto de personas que formamos parte de la comunidad educativa de Munabe.

 

¿Y los profesores?

La responsabilidad del profesorado y del personal no docente está siendo extraordinaria. Son muy conscientes de lo que supone no cuidar las medidas indicadas, ya que además de poner en riesgo su propia salud y la de sus familiares, el perder ritmo docente ahora mismo sería delicado, tras haber recibido de manera presencial a los alumnos tras seis meses. Los profesionales del colegio están demostrando una vocación profesional enorme, al poner, en primer lugar, la educación de los alumnos, y, para ello, al cuidar de manera exquisita las recomendaciones dadas en los protocolos de Educación y en las acciones determinadas en el Plan de Contingencia interno del colegio.

 

¿Cómo es el nexo con los servicios epidemiológicos de Salud Pública?

Al no haber habido hasta el día de hoy ningún caso de positivo, afortunadamente sólo sabemos que hay un teléfono de contacto en la OSI de la que que depende el colegio. La OSI es la entidad territorial que Osakidetza ha creado para el control de la pandemia por zonas. El Departamento de Educación, por otro lado, envía a la dirección del centro una encuesta online de seguimiento de los casos que se hayan podido dar en el colegio cada 24 horas. Es un motivo de agradecimiento a Dios el responder cada día a esa encuesta sin tener que reportar de ningún positivo ni alumno ni aula confinada.

 

¿Consideras apropiada esta figura en el colegio?

En estos momentos es una figura imprescindible, porque el día a día en el colegio, con los casi 500 alumnos, sigue adelante casi con toda normalidad. Eso supone muchos aspectos a resolver, por lo tanto es muy necesaria esta figura del Agente COVID que pueda encargarse en exclusividad del seguimiento de todos los aspectos de los protocolos y planes, llegado el momento de poner en marcha cualquiera de ellos.