• Español
  • English
  • Euskara

La persona, lo primero.

Contigo hasta la meta.

AA

Como ya viene siendo tradición, los alumnos de 4º ESO han disfrutado de la convivencia de fin de curso en Torreciudad.

 

Aprovechando las fechas de la Romería de secundaria y bachillerato, y con las intenciones de coger fuerzas de cara al tramo final del curso y de fortalecer la relación entre los alumnos, el pasado 20 de mayo comenzaron su viaje a Torreciudad para disfrutar de una convivencia de 4 días.

La mañana del primer día se fue exclusivamente en el viaje. Al llegar al Poblado, comieron en el comedor y dedicaron la tarde a diferentes actividades deportivas, como fútbol, baloncesto, pádel y el imprescindible baño en la piscina. Para acabar el día, se proyectó una película muy interesante, titulada “Searching“, y realizaron un breve cine forum para analizar algunos de sus aspectos más destacados.

El martes, nuestros alumnos realizaron la romería en el Santuario de Torreciudad. Allí realizaron una visita guiada al Santuario, en la cual el guía les mostró varios de los lugares más bonitos y les contó algunas anécdotas muy interesantes. Tras la visita, nuestros alumnos rezaron el Rosario en una de las capillas y tuvieron la oportunidad de confesarse antes de acudir a la Santa Misa con la que finalizó la Romería. El día fue caluroso y a la vuelta se dirigieron directamente a la piscina para un buen chapuzón y para comer allí mismo.

Tras la comida, los encargados de curso, D. José y D. Pedro, junto con D. Javier Ferrer, les reunieron para realizar un DAFO del curso y buscar puntos de mejora de cara al próximo. La actividad, realizada en grupos pequeños primero y luego puesta en común ante todos, fue muy útil para todos y de ella surgieron ideas muy interesantes. Al finalizar la reunión, algunos dedicaron la parte final de la tarde a actividades deportivas y otros fueron a una presa.

El tercer día comenzó con un buen madrugón a ritmo de buena música y sin muchas protestas porque todos sabían que el motivo era el desplazamiento hasta Portaventura. Allí, nuestros alumnos pasaron todo el día montando en atracciones impresionantes, como el Shambala o el Dragon Khan, hasta la hora que cerró el parque. Un día difícil de olvidar.

Cansados, pero contentos con la experiencia, el día siguiente, tocaba viaje de regreso a Munabe. Este transcurrió entre conversaciones sobre las anécdotas de la convivencia e intensas siestas, y tras una breve parada para comer todos, llegaron justo a tiempo para coger el autobús y volver a sus casas.